Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Gracias por mantener esta Escuela de Biblia, que Dios les guíe y fortalesca para mantenerse ayudándonos y enseñándonos, en mi caso ha sido de gran ayuda para conocer y fundamentar mi fe, con lo cual espero poder ayudar en forma efectiva y correcta a otros. Es una lástima que dentro del catolicismo olvidemos o abandonemos las sagradas escrituras.
    Conocer nuestra fe, nos ayuda a mantenernos firmes y sobre todo nos guía y ayuda a llevar una vida recta y buscar en todo el Reino y el Amor de Dios.
    Gracias Padre Luis!

  • En la Misa toda la vida los Sacedotes predican la Palabra de Dios, la primera Lectura y despues del Salmo responsorial se lee la segunda Lectura. Luego el Sacerdote lee el Santo Evangelio siguiente, o sea las tres lecturas en combinacion para el mensaje que el Sacerdote va a predicar.
    En la Iglesia Catolica los Sacerdotes predican el tiempo que es justo en la Misa. No creo que halla insatisfaccion por el tiempo definido de la predicacion en la Misa, pues cuando ponemos toda nuestra atencion de corazon en lo que escuchamos, y ponemos toda nuestra atencion y nuestro interes por la Palabra de Dios en la Misa y en todo lo demas, sacamos provecho de nuestra Fe para nuestra vida espiritual. De lo contrario seria perder el tiempo.

    Lo unico que ha hecho falta en la Iglesia es mucho mas ensenanza en estudios biblicos, y que gracias al Senor por el Sacerdote Padre Luis Toro, que necesitamos mas Padres como el Padre Luis Toro en todas las Iglesias, bien preparados para ensenar. Oremos para que Dios anada mas Sacerdotes como el Padre Luis Toro para instruir maestros a evangelizar.
    Estoy agradecida con Dios nuestro Senor, por el Padre Luis Toro, me parece que lo he conocido de toda mi vida, y que Dios continue bendiciendolo en su ministerio con mucha salud y cada dia mucha mas uncion y sabiduria, Amen.

    Me siento muy contenta con sus estudios biblicos, he aprendido mucho mas con sus ensenanzas. (Saludos al Padre Luis Toro desde New York).